Pide tu cita online
Te llamamos

Ortodoncia transparente

11 Febrero 2019

Los alineadores invisibles funcionan igual que cualquier otro aparato de ortodoncia.
Aplican presión que hace que se mueva el diente gradualmente y dan una nueva forma al hueso de soporte.

El proceso es bastante sencillo:
El dentista captura la forma de los dientes tomando impresiones o con un escaner, prescribe como se deben alinear los dientes y manda el caso a clearcorrect.
Siguiendo las instrucciones del dentista se fabrican unos modelos virtuales de los dientes de la posición original a la colocación de los mismos .
Estos modelos se imprimen con una impresora 3d y se usan para crear unas férulas transparentes llamadas alineadores .
El paciente se coloca los alineadores y los llevará todo el dia y toda la noche, quitándoselos solo para comer, beber y lavarse los dientes.
Los alineadores son transparentes, así que la mayoría de la gente ni se dará cuenta.
Cada uno de estos aplicará presión sobre algunos dientes, empujándolos a la posición deseada.

Cada diente esta rodeado por un ligamento periodontal, este ligamento esta rodeado por líquido y pequeñas fibras que unen el diente al hueso que lo rodea.
En el momento en que el alineador es colocado, comienza el movimiento dentario.
Al pricipio el líquido que rodea al ligamento previene que pueda moverse, pero en unos segundos el líquido es expulsado de la zona y el diente se mueve a su nueva posición.
El grosor del ligamento es aproximadamente de ¼ de milímetro, así que el diente sólo puede moverse una distacia muy pequeña en ese momento.
La presión del alineador comprime los vasos sanguíneos de un lado del ligamento periodontal y dilata los del otro lado. Después de una presión mantenida de 46 horas el ligamento comprimido responde al estrés produciendo señales químicas.
Tras uno u dos días de presión esos químicos producen la estimulación de células oseas llamadas osteoclastos y osteoblastos.
Los osteoclastos destruyen el hueso donde el ligamento esta comprimido, y mientras tanto los osteoblastos forman hueso en el otro lado del ligamento, evitando que coja movilidad.
Si la presión de los alineadores se interrumpe por un tiempo significativo el proceso tiene que volver a empezar desde el principio, por eso es muy importante llevar los alineadores al menos 22 horas diarias, especialmente los primeros días del tratamiento.
Si el hueso no se remodela el diente no se mantendrá recto, cuando el hueso alrededor del diente termina de remodelarse es hora de quitarse el viejo alineador y pasar al siguiente.
El tiempo de remodelación varía entre diferentes pacientes.
Normalmente requiere más tiempo en adultos que en los niños y adoslescentes.
Cada alineador mueve los dientes un poco más hasta que el paciente llega al último paso y finaliza tratamiento.