Pide tu cita online
Te llamamos

Nuestra boca puede ser un potencial foco de infección del COVID-19

19 Abril 2020

Comparte:

El COVID-19 puede fijarse y reproducirse en las células epiteliales de la lengua, es por ello que Sanidad recomienda limpiar la lengua con el cepillo o con un limpiador efectivo.

Ya no sólo es importante lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente y mantener la distancia social para combatir el SARS-CoV-2.
Según un informe del SES (Servicio Extremeño de Salud) es conveniente extremar los hábitos de higiene de la boca.

Según un trabajo publicado por varios científicos, el virus puede fijarse y reproducirse en las células epiteliales de la lengua, es por ello que se han elaborado una serie de recomendaciones acerca de la limpieza de los dientes y la lengua, y el uso de enjuagues y otros aspectos de la higiene bucodental que deben ser seguidas por las personas infectadas con COVID-19 y que también pueden servir como medidas preventivas para la población en general.

Respecto al cepillo de dientes, se aconseja no colocarlo junto a otros cepillos, ni en el mismo recipiente, no compartir el tubo de pasta dental, guardarlo en posición vertical y con su capuchón perforado.
También aconsejan desinfectarlo a diario sumergiéndolo 30 minutos en una solución de lejía con agua (10 mililitros/litro) y guardarlo en un lugar alejado del inodoro, que debe permanecer con la tapa bajada al accionar la cisterna, dado que el coronavirus se excreta por orina y heces.

La limpieza de la lengua es un aspecto muy importante, y debes hacerla con el mismo cepillo de dientes o con un limpiador lingual específico que puede adquirirse en farmacias.
En cuanto a enjueagues bucales, los antisépticos más indicados en un proceso de infección por coronavirus son los compuestos a base de Yodopovidona, Cloruro de Cetilpiridinio o Peróxido de Hidrógeno, este último puede prepararse con una solución de agua corriente y oxigenada al 50%.
Para los pacientes infectados, el SES recomienda terminar los enjuagues haciendo gárgaras dos o tres veces al día durante al menos dos semanas.