Pide tu cita online
Te llamamos

La normalidad va a necesitar de tu sonrisa

05 Mayo 2020

Comparte:

Ya nada volverá a ser como antes. La normalidad ya no será la misma.
Existen aspectos fundamentales de nuestra vida que van a cambiar radicalmente después de esta crisis sanitaria que estamos viviendo, y estos son algunos de esos aspectos, según declaraciones de 12 expertos de la BBC:

Seremos dependientes de la tecnología por un largo tiempo.
La plataformas digitales como Zoom o los grupos de WhatsApp se han convertido en la única forma en la que podemos trabajar, ponernos en forma, educarnos y entretenernos.

¿Dejaremos de comprar ropa?, será interesante ver si los compradores reconsideran sus hábitos y prioridades.

¿Necesitamos un gran espacio de oficinas en la ciudad con personal que dependa de un abarrotado transporte público?
El trabajo en la casa podría hacer que la hora pico o punta pase a la historia, lo que podría afectar los valores de las propiedades en las “ciudades cercanías”.

Tendremos menos vuelos que subirán de precio.

La enseñanza se ha trasladado al ámbito online, con clases virtuales a una escala jamás vista.

¿Subirá la demanda de combustibles fósiles u optaremos al fin por la energía verde?
El confinamiento impuesto por el coronavirus nos da un sentido de cómo se vería un mundo más verde.
La gran pregunta es qué sucederá a continuación.

El futuro de los deportes se ve muy diferente… ¿cuando volverán esos momentos y los fanáticos que los vivan?

¿Podrán recuperarse los cines y teatros? Muchos hablan de que la escena artística rebotará con más fuerza que antes, las salas de cine, los teatros, las salas de concierto, museos y galerías prosperarán con un florecimiento de creatividad, en respuesta a los oscuros días del virus.
Los pesimistas temen que los pequeños centros artísticos de base desaparecerán en una nueva era de presupuestos austeros.

¿Seguiremos siendo buenos vecinos?, la esperanza debe ser que nuestra sociedad, igual que un virus, esté mutando en algo más fuerte, llevándonos a ser más unidos y menos egoístas.

Recapacitaremos sobre qué productos serán considerados “estratégicos” para la nación, para producirlos más cerca de casa o buscar proveedores alternativos.

Sin duda despertaremos a algo distinto.
Tal vez de una vez por todas despertemos para entender que no nos habíamos enterado de que, a nuestra manera y con muy poco, habíamos sido felices.
Tal vez ahora con mucho menos se nos erizará la piel, tal vez…
Aprenderemos que las emociones andan por ahí, sueltas, en situaciones aisladas, y que hay que saber agarrarlas, disfrutarlas, llorarlas o reírlas, porque de eso está hecha la vida.
Tal vez ahora sí que nos meteremos el móvil en el bolsillo mientras vemos a nuestros niños saltar y reír en un columpio, o pateando una pelota… creo que al fin disfrutaremos viéndoles disfrutar.

Volveremos a la normalidad, al bar, con los amigos, la normalidad de abrazar a los abuelos, volveremos, será distinto, pero volveremos.
Volveremos y será explosivo, será con fuerza, con odio, con lágrimas, no lo sé, pero hay algo seguro, y es que esa nueva normalidad va a necesitar de tu sonrisa.