Pide tu cita online
Te llamamos

El mejor cepillo de dientes

04 Marzo 2018

Tanto con un cepillo de dientes manual como con uno eléctrico se puede hacer un cepillado dental eficaz siguiendo ciertas recomendaciones básicas, aunque determinados cepillos eléctricos son mejores que los cepillos manuales.

Ventajas del cepillo eléctrico
Por un lado, ciertos cepillos eléctricos pueden reducir más la placa bacteriana, que es la responsable de la producción de caries y gingivitis. Y por otro lado el riesgo de abrasión del diente es menor, porque estos aparatos tienen un mecanismo de control de la presión que se ejerce sobre el diente, y al mismo tiempo se ha comprobado que las personas que usan cepillos eléctricos suelen estar entre un 20% y un 40% más de tiempo cepillándose los dientes.
Los cepillos eléctricos que tienen un “mecanismo oscilante-rotatorio” son los más eficaces.
Esta tecnología hace que, además de girar, el cabezal del cepillo oscile sobre el diente y vaya adoptando ángulos distintos para poder alcanzar la zona yuxtagingival, es decir, la zona donde termina la encía y empieza el diente, que es de máxima importancia para eliminar la placa bacteriana.

Cuando usar un cepillo manual
Por ejemplo después de una cirugía, cuando hay puntos de sutura o existe una zona dolorida, lo mejor es utilizar un cepillo manual de cerdas ultra suaves.
En el caso de los niños, no hay motivo por el que no puedan usar un cepillo eléctrico, aunque la técnica del cepillado cuando son más pequeños suele hacerse con un cepillo manual.

Cuando priorizar cepillo eléctrico
En el caso de las personas con discapacidad física o psíquica, que tienen problemas o limitaciones a la hora de mantener su higiene personal.
De la misma manera, si es un cuidador o un familiar el encargado de cepillar los dientes de una persona, un cepillo eléctrico es mucho más confortable, más eficaz y más práctico para eliminar la placa bacteriana.

Recomendaciones generales para un correcto cepillado
1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda cepillarse los dientes al menos dos veces al día, al menos dos minutos cada vez.
2. Debe hacerse con una pasta fluorada para prevenir la caries.
3. En general los cepillos deben cambiarse cada dos o tres meses. En el caso de los cepillos manuales de cerdas ultrasuaves pueden durar menos y en el caso de los eléctricos la frecuencia de cambio puede variar de acuerdo a las recomendaciones de cada fabricante.
4. El tiempo de cepillado no cambia dependiendo de si se utiliza un cepillo manual o uno eléctrico. Para llevar la cuenta del mínimo de dos minutos recomendado por la OMS se puede utilizar un reloj de arena o en el caso de los cepillos eléctricos más modernos usar el temporizador con el que vienen equipados.
5. Tampoco importa la técnica. A lo largo de los años distintas instituciones han recomendado distintas técnicas de cepillado: con o sin inclinación, circular, vertical, de la encía al diente, etc. La OMS no hace recomendación alguna con respecto a la técnica.
6. Para garantizar un cepillado eficaz se recomienda seguir un orden específico: tener un método, empezar por un lado y terminar por otro para no olvidarse de ninguna zona.
7. Cepillarse muy bien la lengua por la noche.
“Si nos cepillamos muy bien los dientes y nos olvidamos de la lengua puede pasar que en la lengua se acumulen los millones de bacterias que vamos eliminando de los dientes y que a los dos minutos sea como si no hubiéramos hecho nada”.